Argentinsk Forening i Danmark

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Tradiciones Argentinas

Tradiciones Argentinas

E-mail Imprimir PDF

Tradiciones Argentinas y la Argentinidad

INTRODUCCIÒN

Con motivo de la fiesta patria del 25 de mayo, se conmemoran los 200 años del nacimiento de la Republica Argentina, además del nacimiento oficial de la identidad y las tradiciones argentinas. Este trabajo presenta una descripción histórica de la identidad argentina, a través de las tradiciones históricas que acontecieron desde aquel entonces, verificando lo que caracteriza ser un “argentino”. ¿Que es un argentino? ¿Cómo se caracteriza un argentino? Posiblemente comenzó con la mezcla de las diferentes tradiciones del mundo, dando comienzo a un sentimiento de nacionalismo que revolucionó en 1810, formando la identidad de la nación argentina.

En los libros de turismo se describe a un argentino como un italiano, que habla español, se comporta como un inglés, y vive en una casa francesa. El autor mexicano Octavio Paz caracteriza a los argentino diciendo que ”descienden de los barcos”, ya que estos descendían de los bracos de inmigrantes que llegaban al puerto de Buenos Aires. Primeramente, esto significa que un argentino es una mezcla de varios grupos culturales. Tanto la cultura nativa como la europea, y otras nacionalidades extranjeras, condujo al sentimiento patriótico argentino. Aunque dentro de la identidad argentina se encuentren varias características extranjeras, igualmente hay algo original que hace ser único a los argentinos. ¿Pero cual es esto? Los argentinos tienen el “mate”, el “asado”. Pero también esta la música del chamamé, chacarera, y el famoso tango, además del fútbol, identificando al argentino con Maradona, y ahora Messi. También se encuentran sonidos que reconocen a un argentino al escuchar decir “che” – o el sonido “shho”, pero también frases como ”lo atamos con alambre”. Claro también existe el auto-reconocimiento, el auto-optimismo y la superioridad, que ha hecho famosos a los argentinos por el mundo, especialmente en Latinoamérica. Esto hecho se describe siendo una identidad super anti-Ley de Jante danesa.

Antes del 1810, no había nada que se llamara Argentina. El argentino era indígena o español. Luego de varios años de una mezcla de culturas, se empezó a formar el criollo que necesitaba una identidad patriótica propia. Por esa época del 1810, se decía que habitaban medio millón de personas en Buenos Aires. Estas, empezaron a tener un sentimiento patriótico, autonombrándose ”criollos”, o ”porteños”, ya que Buenos Aires era reconocido por su infraestructura portuaria. Es en base a este estilo de vida “criollo” que la existencia de identidad argentina se aprueba. Todas estas características que denotan un argentino, tiene sus raíces históricas, como se van a presentar a continuación. Estas características se dividen en temas como la comida, las vestimentas, los entretenimientos, y las costumbres, para así aclarar “la argentinidad”.

La persona mas ejemplar que describe a un “argentino” es a través de la descripción de El Gaucho: el legendario cowboy argentino, como una mezcla entre lo español y lo indígena. El Gaucho es un “criollo”, caracterizado en los cuentos poéticos del Gaucho Martin Fierro. El Gaucho, nacido entre un español y un indígena, se sentía partido entre dos culturas diferentes. - ¿Quién soy yo? - Se preguntaba. - ¿Soy español y tengo que seguir las tradiciones españolas? ¿o soy indígena, y tengo seguir las tradiciones indígenas? – El Gaucho no podía identificarse ni como español ni como indígena; estaba expulsado de los dos grupos, pero aun así teniendo las cualidades de los dos grupos. El Gaucho termina siendo un llanero solitario, cual su mejor amigo era el caballo y la guitarra. Él se identifica como una mezcla de las dos tradiciones culturales, y esto es lo que se va a presentar a continuación.

El gaucho vive principalmente en las llanuras pampeanas: un terreno inhóspito, difícil de conseguir sombra ya que no hay ningún árbol, o por lo menos hace 200 años atrás, no lo había. Hoy la Pampas esta lleno de arboles eucaliptos. Aquella vez, las pampas era un terreno obstinado a sobrevivir. Esto hizo parte de la identidad argentina: el poder adaptarse a vivir en las desoladas pampas argentinas. Además del instinto de sobrevivir, el Gaucho creó también su propio idioma, como algo único argentino hoy. El idioma del Gaucho se incorpora mas tarde al lunfardo, cual es el idioma del Tango.


COMERCIO

Las llanuras pampeanas eran bastante desoladas, por lo que no se encontraba mas que pasturas. Por otro lado, la ciudad de Buenos Aires se localizaba con acceso directo al Mar Atlántico, a lo que se podía importar gran cantidad de productos de todas partes del mundo, necesarios para los habitantes. La única sobrevivencia de los pobladores era justamente gracias al comercio. Varios indígenas que vivían en las pampas, eran cazadores y recolectores. Estaban los Querandíes, los Ranqueles, los Charruas, y los Tehuelches del Sur. Todos ellos fueron llamados Indios Pampas. Cuando los españoles fundaron por primera vez Buenos Aires, en 1536, habían traído varios caballos consigo. Por causas internas, los españoles tuvieron que abandonar este primer intento de población por 50 años, para retornar y fundar nuevamente la ciudad en 1581. Para ese entonces, había ya varios caballos salvajes, además de vacunos salvajes, rondando por las Pampas. Los indígenas, poco a poco fueron aprovechando estas nuevas especies animales, dejadas por los nuevos colonos. Los españoles se dieron con la sorpresa de que en la segunda vez que llegaron a Buenos Aires, los indígenas ya habían aprendido a dominar caballos y vacunos. Al principio, los indígenas no sabían como usar éstos animales. Solo se utilizaban por la comida y por el cuero, para cubrir los toldos de sus viviendas. A su vez, empezaron a intercambiar estos animales con otros grupos indígenas, mas hacia el oeste. También empezaron a intercambiar caballos con los mismos españoles, donde los intercambiaban por otras comidas y cuchillos de hierro, ya que los indígenas no conocían el metal. En este caso, los indígenas comercializaba con los españoles para sus propios beneficios, y así obtuvieron armas de metal, que eran 10 veces mejores que las que usaban comúnmente en piedra. En 1650 describe un gobernador de Buenos Aires una situación, diciendo que no podía ser que los indígenas tuvieran tres veces mas caballos que los propios españoles. ¿Como podrían defenderse los españoles de un supuesto ataque indígena? Claro que los indígenas no tenían la mentalidad conquistadora de tomar posesiones, sino que para ellos los caballos y vacunos eran productos a intercambiar, además de darles cuero y comida.

El cuero de vaca y de caballo eran codiciado en las nuevas colonias españolas. Comparado con Perú y Brasil, los colonos tenían que quemar bosques y junglas para hacer lugar a los vacunos y caballos. La ventaja de Buenos Aires era que había muchísimo lugar para estos animales en las llanuras pampeanas. Por su parte, la carne argentina en ésa época no era aún una exportación, ya que no existía un transporte que mantuviera la carne fresca. La carne era un consumo propio del lugareño. Los vacunos eran explotados solamente por su cuero. Por eso en Buenos Aires se empezó a exportar el cuero a los países vecinos. Los lugareños criollos vivían de salir cabalgando por las extensas Pampas para cazar estos vacunos salvajes, llevándose el cuero, dejando el resto del animal partido en el lugar. Es de imaginar el hedor terrible que habría en esas épocas del 1600, por las llanuras llenas de restos de vacunos cuarteados.

En esas épocas, España decidió que era demasiado arriesgado navegar por todo el Atlántico hasta Buenos Aires, para intercambiar productos. Había además, mejores productos a comercializar en Perú, que en las desoladas Pampas argentinas. El trayecto navío demoraba 70 días hasta Buenos Aires. Mientras que navegando hacia el Caribe solo se tardaban 30 días, y había menos riesgo de piratería. Para los españoles, lo más importante era llevar nuevos productos e intercambiarlos en el Nuevo Mundo y regresar con nuevos productos exóticos, lo más rápido posible. Para eso España había decretado la nueva ley, donde todas las colonias españolas debían solamente intercambiar productos entre sí, sin poder hacer negocios con las colonias portuguesas, francesas, o inglesas. Si la población de Buenos Aires necesitaba productos de Europa, tenía que transportarse desde España hacia el Caribe, pasando por el Perú hasta Buenos Aires. A veces demoraba cuatro años en llegar la mercadería. Esto era un mal negocio para los criollos de Buenos Aires. Por otro lado, los indígenas de las Pampas seguían intercambiando productos con las colonias portuguesas, a través del rio Uruguay. El río siempre fue para ellos una ruta de comercio desde tiempos prehispánicos. Por eso los criollos de Buenos Aires se preguntaban – ¿si los indígenas pueden, porque no nosotros? – Así los criollos de Buenos Aires se adaptaron, ilegalmente, a usar esta ruta de comercio para importar productos a través de las colonias portuguesas, que podían comercializar con el resto del mundo. De esa forma en Buenos Aires se podían obtener productos exóticos que no se podían conseguir en el resto de las colonias españolas. El gobernante de Buenos Aires se dio cuenta de lo que estaba pasando y mandó rápidamente a parar esta ilegalidad. Por otro lado, se dio cuenta que para obtener productos, como el whiskey, debía esperar cuatro años para recibirlo, y tuvo que aceptar la ilegalidad comercial para su propio beneficio, y para así Buenos Aires poder ser un lugar único en comercio. Así, los criollos habían adaptado este nuevo estilo de vida en las desoladas llanuras.

Las Pampas es una región donde uno aprende a sobrevivir, y el comercio de Buenos Aires fue una táctica para que la población pudiera subsistir. Este comercio “mundial” transformó Buenos Aires en un ombligo del mundo, y así llegó a tener un estatus alto ante las otras colonias españolas de Latinoamérica. Éste es el comienzo de la superioridad argentina y su auto-optimismo. Esto caracteriza al argentino como ingenioso, que puede obtener cualquier cosa del mundo, especialmente aquellos que viven en Buenos Aires, que tomaron el apodo de porteños.


GASTRONOMÌA

Con tantos vacunos sueltos en las Pampas, los indígenas tenían suficiente para comer. Así ellos empezaron a cocinar la carne vacuna a fuego libre tomándose como una tradición local. Preparaban la carne vacuna como sus antepasados antiguamente preparaban la carne de guanacos. Los indígenas incorporaron así nuevas tradiciones gastronómicas de los españoles, pero a su vez conservaron otras tradiciones de sus antepasados. Así nació el “Asado”. EL Gaucho también solía “cazar” una vaca salvaje de vez en cuando, por la desolada llanura, y aprendió a cocinar la carne vacuna al estilo indígena, sobre fuego libre, que luego tomó forma al famoso asado que se conoce hoy día. Muchas tradiciones gastronómicas gauchescas, provienen de los indígenas, que adaptaron la comida española a su cultura. De esta manera se interpreta el Asado como un fenómeno que proviene del Gaucho. La carne argentina se hizo conocida mundialmente alrededor del 1870, cuando se inventó el freezer, y así se empezó a exportarse la carne a Europa. De ahí se introdujeron las campañas militares para amarrar los vacunos salvaje y hacer una mayor exportación de carnes y cueros, además de quitarles el comercio a los indígenas con el mundo. Por eso surgió una rápida política de conquistar tierras para amarrar el vacuno salvaje.

Se comenta que en Chubut a comienzos del 1900, cuando la Patagonia todavía era desconocida, un explorador extranjero se encontró con un grupo de indígenas que estaban cenando dentro de sus toldos. El explorador esperaba verlos comer carne de guanaco o huevo de avestruz, como era costumbre entre ellos. Pero lo que vió fue que estaban comiendo ”te con biscochos”, cual exquisitez habían aprendido de las colonias galesas de entre otros lugares, Gayman. Otro producto alimenticio típico argentino es el “mate”. La bebida del mate es una tradición que proviene de las tribus Guaraníes, al noreste argentino. Se sabe que desde 1619 los indios Pampas intercambiaban Yerba Mate con los indígenas del norte, por la región de Misiones. Los españoles introdujeron el mate en Buenos Aires por los Indios Pampas, que luego se transformó en un consumo diario, tanto para indígenas como para criollos. Mas tarde el Gaucho también adaptó esta bebida como costumbre propia, que luego se transformó en una característica típica del Gaucho, y en sí de los argentinos. Justamente lo mismo sucede en Uruguay.

Otra exquisitez argentina es el “dulce de leche”. Es una dulce masa de caramelo que se usa como mermelada. La historia del Dulce de Leche es única y proviene de la época después de la revolución. Cuenta que en aquel entonces existían dos archi-enemigos: el General Rosas y el General Lavalle, que a su vez eran primos lejanos. A Lavalle le encantaba beber leche caliente con azúcar. Él tenía que encontrarse con Rosas en su estancia. Cuando Lavalle arribó, lo primero que hace es pedir la bebida preferida de la leche dulce y caliente. Rosas no estaba en su casa. En vez de sentarse a esperarlo, Lavalle optó por tomarse una siesta, recostándose en la cama de Rosas. Esto le molestó a la mucama, a lo que acudió a buscar a Rosas al campo. Al llegar, la mucama se acordó que había dejado la leche con azúcar a calentar al fuego. La leche ya estaba hecha una masa acaramelada. Luego de una larga discusión, un soldado valiente pasó el dedo por la masa caliente a probar, y le gustó el producto. Desde entonces se empezó a producir este dulce, para el resto de la población criolla. Si Lavalle y Rosas se pusieron a comer pan con dulce de leche, no cuenta la historia. Pero nunca llegaron a ser mejores amigos.

El último de las especialidades alimenticias argentinas es el delicioso “alfajor”. Son masas dobles con dulce de leche entre medio, bañado en chocolate. Justamente el nombre “al-fajor” es una palabra árabe, que significa cerámica. Esto, porque antiguamente se preparaba la comida en vasijas de cerámicas y no en hornos. De ahí, a través de España, esta especialidad llegó a Córdoba, al centro de la Argentina, por las misiones jesuitas en el siglo XVI. Recién a principio de los 1860’ fue que un franco-argentino empezó a producir esta especialidad, para el resto de los habitantes. Curiosamente, esta especialidad alimenticia caracteriza la forma de comer, igual que cuando los árabes se juntan por la tarde a comer té con galletitas dulces, y hablar de la vida cotidiana. Hoy, los argentinos seguimos esta tradición, juntándonos por la tarde o recibiendo visitas inesperadas, convidandoles con un “mate con alfajores”. Este demuestra las tradiciones propiamente argentinas, que provienen de las tradiciones indígenas, europeas, o árabes, entre otras culturas, pero que se han adaptado al modo argentino.


VESTIMENTAS

Otra característica en la identidad de los argentinos son los productos de cuero. Desde los tiempos del Gaucho varias de las vestimentas de los criollos eran a base de cuero, como pantalones, camperas, cinturones o rastras, etc. Esto, porque el cuero era un producto abundante en la Pampa. Hasta el “mate” también se servía en calabazas revestidas en cuero. Una especialidad de la vestimenta gauchesca eran las botas de cuero, mejor conocidas como ”Botas de Potro”. Esta vestimenta la aprendió el gaucho de los indígenas Pampas. Los indígenas sinceramente, les cortaba el cuero de las patas traseras a los potros, tomando la misma forma cilíndrica para ponérsela en sus propios pies, pero con los dedos al aire libre. Mas tarde estas “botas de potro” se hicieron mas modernas, ya cubriendo los dedos también, pero siguió llevando el mismo nombre de “botas de potros”.

Otra indumentaria típica de los indígenas también tomada por los Gauchos, fue ”el poncho”. El Poncho es una vestimenta originaria de los indígenas sedentarios del norte argentino. Con la llegada de los conquistadores, varios de los indígenas se mudaron a otras regiones del país, llevándose sus costumbres. Así, varias tribus indígenas se mezclaron, adquiriendo diferentes costumbres hasta en las vestimentas. De esta forma llegaron los nómades Tehuelches también a usar el Poncho, que intercambiaban con los indios Pampas. Por el 1760, había tantas ovejas en la región sur de la Pampa-Patagonia, que los indígenas adquirieron una mejor calidad para hacer los Ponchos, así llegando a abastecer gran parte de la población criolla, que hasta llegó a ser adecuada para resistir las fuertes lluvias. Se llegaron a reconocer los ponchos por cada región argentina. Así se conocen el Poncho catamarqueño; el Poncho patagónico; y el Poncho salteño o Poncho de Güemes, en rojo con franjas negras; entre otros. Güemes fue un héroe nacional que luchó por la independencia en Argentina, ayudado por los gauchos de Salta que vestían de la misma forma. De esta forma llegó el Gaucho a usar el Poncho como una vestimenta autóctona de él.


ENTRETENIMIENTOS

Dentro de los entretenimientos, se conoce un juego de cartas especial, identificado como un juego típico argentino: ”El Truco”. Este juego, comparado con las demás tradiciones, proviene de los españoles, y fue tomada por los criollos. El juego de cartas es una tradición andaluz que llegó a mediados del 1700, cuando la clase alta colona de españoles, se juntaban en Buenos Aires a jugar. Estaba prohibido el juego de cartas en público. Por eso la población criolla se juntaba en lugares secretos para jugar a las cartas. Más tarde, el Gaucho adoptó este juego, quien lo empezó a jugar en las pulperías, que era el “bar del Gaucho”. El “truco” se trata de ganar con la carta más alta, y francamente, engañar al contrario. Esto se hace a base de confundir el contrario con el uso de palabras, cantos, y tácticas orales: en sí, con mucha poesía. Esto se identifica por ser muy argentino: el hablar todos a la vez que uno pierde el hilo de la conversación, además de dar largas explicaciones para llamar la atención. Este se ve cuando la gente juega al Truco.

Algo completamente diferente es el fútbol. El fútbol es una pasión en Argentina, y el deporte más popular del país. No importa a que religión uno pertenezca, uno puede llegar a problemas si pertenece al equipo de fútbol equivocado. Todo el mundo conoce a los ídolos de Maradona y ahora Messi. El mismo deporte toma origen en 1893, cuando por primera vez se juega un partido nacional en Buenos Aires. Curiosamente, al mismo momento jugaban Inglaterra y Holanda el primer partido internacional de fútbol. El fútbol en Argentina fue introducido por los ingleses a finales del 1800, quienes organizaban torneos entre los diferentes equipos ingleses de esos tiempo.

Además del deporte, también existen bailes y danzas que representan la argentinidad. La mayoría de las danzas folklóricas argentinas tienen origen indígena, tanto en la danza como en la música. Se conoce el Carnavalito, que se expandió más hacia el norte del Argentina. En este baile se escuchan tocar instrumentos musicales como el “charango” y “quena”, muy tradicionales de la región andina, que se ven bailar con ponchos. Otra danza es el Chamamé, conocido por el litoral, hacia el rio Paraná. Es una danza criolla, aunque también tiene rasgos indígenas, pero con ritmos sumamente españoles. La música del Chamamé tiene un sentimiento romántico y melancólico, y es bailado por el Gaucho. Durante el verano del 2010 en Copenhague se logró escuchar al cantante Chango Spiasuk que últimamente popularizó el chamamé en Argentina. También está la Chacarera, que es una danza gauchesca, con orígenes indígenas en la danza y en la música. De aquí proviene el Malambo, una danza especial, donde el gaucho baila solo agitando las boleadoras. Por otro lado, a fines del 1800 se formó la muy famosa danza: El Tango. La danza es una mezcla del Candombe africano, con instrumentos europeos. Hoy en día, no es el Tango el baile mas popular de los argentinos, sino la Cumbia Villera. El ritmo y la danza de este baile argentino, proviene de Colombia, que tiene su origen de los grupos africanos. Hoy, la Cumbia es una música esparcida por toda Latinoamérica. Mas que nada se escucha en el los pequeños pueblos de provincia. Cada país tiene su estilo de Cumbia, y lo que caracteriza la Cumbia Villera de Argentina, como se la denomina hoy, es la guitarra eléctrica y el synthesizer, mas la lírica vulgar-erótica que contienen las melodías. Hace 20-30 años atrás, la cumbia en Argentina era mas alegre con una lirica sensual indirecta. Después de la crisis económica del 2001, la cumbia parece formarse como una música melancólica y con una lirica erótica directa. Ahora que la economía va mejor en el país, esta música dejó de escucharse y ya no es tan popular como antes. De este modo se induce que la Cumbia sigue la estructura de la sociedad argentina. Las relaciones sociales en Argentinas, forman parte de la identidad argentina. En general, la danza y música argentina es una mezcla de culturas y tradiciones tanto indígenas, criollas, como europeas, que viven lado a lado, formando una identidad propia argentina.


COSTUMBRES

* LO ATAMOS CON ALAMBRE

Existen varias frases que caracterizan la identidad argentina. Una de estas es la frase ”lo atamos con alambre”, bien cantada por Ignacio Copani, quien describe esta frase tradicional, como algo típico argentino. Esta frase se puede rastrear a los tiempos de la revolución de mayo. En ese momento, las llanuras pampeanas estaban ocupadas por vacunos salvajes, donde el trabajo del Gaucho consistía en atrapar este vacuno para vender sus cueros, ya explicado anteriormente. En sí los indígenas usaban las pircas para contener los animales salvajes. Los criollos usaban una palizada de madera. Pero en tiempos de la industria a fines del 1800, llegó el alambre, cual se usó para crear los muy bien conocidos alambrados, que hoy se ven por todos los campos. A mediados del 1850, al mismo tiempo que el primer danés se establece oficialmente en las pampas, se empezó a trabajar la agricultura al sur de Buenos Aires. Esto dio causa a que se construyeran corrales con alambre para proteger los sembradíos de los colonos. De este modo, el alambre pasa a ser un indumentario excepcional para el agropecuario. Así también significó el final de la vida libre del Guacho por las Pampas.

La tradición final de atar todo con alambre empezó hace 60 años, cuando un alambre mas fino y flexible surgió para atar a los fardos hechos durante las cosechas. Antiguamente, uno agavillaba el fardo a mano. En los 60’s, los agropecuarios obtuvieron máquinas para atar a los fardos, justamente con estos “alambres de fardo”. Cuando el fardo se tiraba a los animales, el alambre quedaba como un desecho y una sobra en el campo. De pronto había un montón de alambre de fardo, sin uso alguno. El vivir en el campo, suelen surgir problemas con las maquinarias, a la cual requiere conseguir repuestos rápidamente. En las Pampas sucede que los campos a veces están a mas de 100 km de la ciudad mas cercana, y puede dificultar la tarea del chacarero para salir en busca de repuestos, además de ser viajes costosos. Por eso, para acortar los tiempos y los gastos, los chacareros empezaron a utilizar el alambre de fardo para reparar sus máquinas. En las décadas de los 60´ y 70´, las maquinas de los chacareros eran mas mecánicas, y no digital como hoy en día. Significa que era mas fácil reparar las maquinas usando estos alambres flexibles que sobraban en los campos. De pronto, en vez de ir al pueblo a comprar repuestos, los chacareros se acostumbraron a usar las sobras de alambre de fardo, para toda clase de reparación y uso, como una solución rápida y barata. Luego los ciudadanos también empezaron a utilizar el alambre de fardo como fácil instrumento de solución a problemas. Terminando en una tradición que, cada vez que acontece un problema, la solución mas fácil y barata, es conseguir un alambre de fardo. Así quedo la metáfora demostrando el ingenio argentino. En Dinamarca sería sinónimo de obra mal hecha y de no hacer las cosas correctas como deben ser. Pero en Dinamarca ante todo existen los mercados justo en las proximidades de las chacras, que además tienen todo lo que uno necesita, sin tener que recorrer 100 km para solucionar el problema. Tal vez se pueda comparar esta frase de lo atamos con alambre, con una frase que en danés diría: hay un problema, entonces vamos al købmand (mercado).

* CHE

Que hay mas argentino que el decir CHE? – Aquellos que entienden español pueden reconocer a los que vienen de Argentina, con el solo hecho de escuchar un simple “che”. ¿Pero que significa? ¿Como pudo terminar esta frase siendo una característica argentina? Porque aunque en Argentina se hable español, no es una palabra de origen español. Solo en Argentina, aunque también en Uruguay, es típico escuchar la gente a cada rato decir “che”. Los que no vienen de estos países, solo conocen esta palabra por El “che” Guevara. Su verdadero nombre fue Ernesto Guevara, quien fue mundialmente conocido como “El Che”, ya que continuamente el decía “che”, cada vez que quería confirmar algo; para llamar la atención de la gente, decía “che”; o para comenzar una pregunta. Siempre diciendo “che”. En breve, con tantos “ches”, le pusieron de sobrenombre “El Che Guevara”. De la misma manera, los argentinos usan esta frase, muy seguido. Hasta en los sueños dicen “che” los argentinos.

Por parte de la Real Academia Española de Idiomas, la palabra “che” se usa para llamar a personas o animales, o para llamar la atencion a alguien, o al sorprenderse de algo. Igualmente esto no nos dice nada de su procedencia. Luego de unas investigaciones, se llegó a una conclusion razonable. Durante los tiempos de la conquista, varios indígenas de los Andes se llegaron a las Pampas, a razon de la invasion española, por Chile. Uno de estos grandes grupos eran los Araucanos. Por eso a este periodo se le denomina la araucanizacion de las pampas. Se considera este período donde los indigenas sedentarios de los Araucanos, se mezclan con los nomades de los pampas. Por estas mezcolanzas se formaron varios grupos indigenas, como los Mapuches, que significa “gente de estas tierras”; Pehuenches, gente de las araucarias (tipo de arboles); Tehuelches, gente del este; Huiliches, gente de las tierras centrales; Puelches, gentes del norte; etc. Todos estos grupos tenian una misma raíz lenguistica, compartiendo la terminologoa “-che” al final de cada nombre del grupo. Hasta el Gaucho, se dice pertenecer a esta terminologia, que significa “el cantante melancolico”, lo cual bien describe al cowboy argentino. Lo importante de esta terminologia es la palabra “che” que significa “gente”.

Durante la revolucion de mayo seguía existiendo un comercio activo entre los indígenas mismos. Aunque no se consideraban amigos. Cuando se encontraban para intercambiar productos, se presentaban entre sí diciendo de que tribo o grupo indígena provenían. De ese modo se nombraba el concepto “che” diciendo que clase de “gente” eran. Seria como preguntar “quienes sois che - y así contestar “somos Tehuel-ches” (gente del este). Hoy, la mayoría de los indígenas han desaparecido, pero la tradicion de decir “che” continua como un modo de decir de los argentinos, como tradicion que originó entre los pueblos indígenas de las Pampas. Luego esta costumbre de expresarse oralmente, se difundió por Uruguay y sur de Brasil.


CONCLUSION

Durante el tiempo de la revolución no había nada que se llamara Argentina. Toda la región formaba parte de la Corona Española llamada Gobernación del Rio de La Plata. Que en 1810 se produjo una oportunidad para la población de Buenos Aires de liberarse de España, fue el primer paso a formar la identidad argentina. La mayoría de las tradiciones argentinas descienden de los indígenas que vivían en Argentina en tiempos coloniales, más que nada al Noroeste de Argentina y en las Pampas. Estas tradiciones a su vez eran mezcladas con tradiciones europeas y de otras partes del mundo. La revolución del 25 de mayo de 1810, hizo que la población de Buenos Aires se sintiera unida con una identidad propia. Especialmente la población mixta de criollos que antes del 1810 eran marginados tanto por los españoles como por los indígenas, como da ejemplo el Gaucho. Esto causa un patriotismo en común, pudiendo decirse que el Gaucho se hizo argentino, gracias a la revolución de mayo.

Aún así pasaron algunos años hasta que Argentina tuviera su propio nombre: Republica Argentina. Primeramente, los criollos tenían que buscar como crear su propio gobierno en 1810, usando a EEUU como modelo. Segundo, que el nuevo gobierno patrio tenía que luchar contra el ejercito español y crear una nación independiente. ¿Pero como llamarse? Recién en 1826 recibe Argentina su primer nombre, con algunas modificaciones llegando el presidente de la nación al final en 1860, a proclamarse el Presidente de La Republica Argentina. Hoy, se puede decir, se festeja en mayo el comienzo de la identidad argentina, con muchas tradiciones que emergieron principalmente desde las Pampas. Igualmente, todavía hay varias tradiciones argentina a implantar en la cultura argentina.

Svend A Buus
Copenhague@2010

PARA LEER MAS:
José de San Martin, El libertador cabalga
2000 Agustín Perez Pardella; Editorial Planeta (cuarta edicion)
Historia Argentina Prehispanica
2001 Axel Nielsen, Eduardo E. Berberián; Editorial Brujas (en 2 tomos).
La Argentina
1619 Ruy Diaz de Guzman; Edicion de Enrique de Gandia; Cronicas de America (editado en 2000)
Masacre en las pampa – la matanza de inmigrantes en Tandil, 1872
2001 John Lynch; Emecé Editores, Argentina
Nueva Historia Argentina, tomo 1
2000 Myriam N. Tarragó; Editorial Sudamericana, Buenos Aires